Maestros de invención

Aquí va un desafío: la próxima vez que crean que necesitan comprar algo, primero miren a su alrededor y vean si pueden fabricarlo ustedes mismos. Con un poco de imaginación, es posible encontrar un uso para todo: ladrillos, tablas, neumáticos, mangueras, zapatos, jarros, latas… No hay límite para lo que pueden fabricar, y el sentido de satisfacción no tiene precio. Nunca hubo tiempos mejores para aprender a gozar de la vida sin tener que comprar cosas nuevas. Aquí hay algunas ideas para empezar.

1. Chismes electrónicos

Nadie puede negar que nos encantan los chismes electrónicos, pero las cosas y las partes “esenciales” que se venden como accesorios son costosas, derrochadores de recursos y ocupan lugar en los vertederos. Pero gente con imaginación está inventando ingeniosas instrucciones de bricolaje. Por ejemplo, ¿por qué comprar una cubierta para una tableta cuando es fácil fabricar una de cartón? Basta hacer un corte en un pedazo de cartón del tamaño que encaje alrededor de la tableta, hacer un agujero para la cámara, y cubrir con tu tela elegida, cosiendo o utilizando goma de pegar. Cose un elástico en el interior para sostener la tableta, y usa otro pedazo de elástico para dejar cerrada la cubierta. ¿Quieres aumentar el sonido de tu iPhone? Busca un pedazo de bambú, corta una ranura en la parte superior y mete tu teléfono en la ranura. Se obtiene el mismo efecto colocando el teléfono en un vaso de papel, o bien metiendo dos piezas de auriculares en los fondos de dos vasos de cartón — ¡en estéreo! O coloca tu teléfono en un pequeño bol redondo y deja que sus curvas amplifiquen el sonido.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés, Ruso