Los deportes de invierno: Los Juegos Olímpicos de Invierno

Ski Jump Freestyle 1

© Alexandre Boullot

Los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi serán los primeros Juegos de Invierno llevados a cabo por la Federación Rusa. El Parque Olímpico de Sochi, donde se llevarán a cabo los juegos bajo techo, está construyéndose en Krasnodar, una ciudad a orillas del Mar Negro, y el desarrollo incluirá la rehabilitación ecológica de las zonas urbanas. Para los juegos de montaña, la construcción de las instalaciones tiene lugar en la región montañosa de Krasnaya Polyana, situada en el límite del Parque Nacional de Sochi, dentro del Sitio de Patrimonio Mundial UNESCO y la reserva de la biosfera del Cáucaso Occidental. Este ecosistema único es hábitat de especies raras y amenazadas como la gamuza y el tur del Cáucaso occidental (Capra cylindricornis). Para acomodar los Juegos, el Parque convirtió parte de su área en “zonas de esparcimiento”, y el área de los bosques cercanos fue re-declarada como zona de parque para compensar la pérdida. Los hábitats de los animales dentro y alrededor del Parque y la Reserva de la biosfera serán ampliados, y las pistas de bobsleigh y luge se construirán lejos de áreas frágiles. Un Centro de Descubrimientos del Medio Ambiente ayudará a educar a la próxima generación.

Los Juegos Olímpicos de Lillehammer de 1992 marcaron el primer florecimiento de una preocupación olímpica por el medio ambiente. Los residentes urbanos alentaron a los patrocinadores de los Juegos Olímpicos a prestar atención a los asuntos ambientales, incluso la integridad de un santuario de aves y bosques vírgenes.

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Invierno de Torino de 2000 estaban preocupados por la cantidad de agua requerida para la fabricación de nieve artificial. Con cuidadosa investigación y buen planeamiento, el cálculo original de 20 embalses o depósitos necesarios fue reducido a nueve, minimizando con ello el impacto sobre el recurso de agua y mejorando el sistema acuífero local en forma permanente.

El nivel de cuidado ambiental en los Juegos Olímpicos de Vancouver de 2010 se extendió hasta a las criaturas más pequeñas: las ranas y los renacuajos molestados por la construcción de la estación de esquí alpino fueron transportados 40 metros corriente arriba; y las plantas localmente importantes que estorbaban la instalación del embalse para la fabricación de nieve artificial fueron replantadas en un humedal cercano.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés, Ruso