La gestión de los excrementos humanos: Utilizando el mundo natural

Los retretes de abono (o compost) no usan agua, y en vez de ello deshidratan los excrementos usando aserrín, ceniza, pasto, paja o turba. Organismos como lombrices y bacterias aerobias descomponen los excrementos en fertilizantes orgánicos líquidos y sólidos. El calor y las bacterias también destruyen agentes patógenos y viruses, asegurando el uso seguro de los fertilizantes.

The Living Machine (La máquina viviente) es un sistema de tratamiento de aguas residuales patentado, modelado en base a los principios de ecología de los humedales. El sistema, que puede instalarse en edificios individuales así como en complejos y comunidades más grandes, utiliza una serie de cuencos llenados con gravilla, que promueve el crecimiento de microorganismos, entre ellos plantas acuáticas y de humedales, algas, almejas de agua dulce, caracoles, plancton y bacterias beneficiosas. El agua se hace correr a través de los cuencos y luego se drena como agua limpia, reutilizable.

(R) heidigoseek CC BY NC SA 2.0

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés