Granos maravillosos

3: Espelta

Una prima del trigo, la espelta era cultivada en la antigua Europa y el Medio Oriente, pero perdió su popularidad debido a su rendimiento relativamente bajo y su cáscara exterior difícil de quitar. Hoy día, la maquinaria permite procesar la espelta a nivel comercial, y el grano, que contiene salvado y germen de cereal, ofrece un espectro de nutrientes más amplio que el trigo moderno. Alta en fibra pero también soluble en agua, la espelta es más fácil de digerir que el trigo, y contiene un complejo de vitaminas B. Una taza de espelta cocida contiene el mismo número de calorías que el arroz, pero el doble de proteína e hierro. Además, la espelta disminuye el riesgo de diabetes Tipo II gracias a su contenido de magnesio. Desde el punto agrícola, el grano es robusto: quita menos nutrientes del suelo, es resistente a la helada y las enfermedades, y crece con fuerza sin fertilizantes en suelos pobres, mientras su cáscara dura la protege contra los contaminantes y los insectos. Ahora muy popular en las tiendas de alimentos naturales, la espelta se utiliza como un sustituto del trigo en panes, y las bayas de espelta, cocidas, son un excelente sustituto del arroz o la base para una ensalada.

(c) Biosphoto / Michel Gunther/BIOSphoto/Still Pictures/ Specialiststock.com

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés