Eliminando el mercurio

Es una sustancia fascinante, un metal que es líquido, y hace más de 100 años que se conocen los efectos del mercurio sobre el sistema nervioso humano. Los sombrereros, como el  Sombrerero Loco en Alicia en el País de las Maravillas, el cuento del poeta inglés Lewis Caroll, eran afectados por inhalar los vapores tóxicos del mercurio utilizado para reforzar las alas. Hoy día, el mercurio es utilizado comúnmente en las minas de oro de pequeña escala. Se estima que 10 millones de mineros y sus familias, desde Brasil y Venezuela hasta la India, Indonesia, Papua Nueva Guinea y Zimbabwe podrían estar sufriendo problemas, incluso problemas de función perjudicada de la glándula tiroidea y del hígado, irritabilidad, temblores, disturbios de la vista, pérdida de memoria y posiblemente problemas cardiovasculares.

Alrededor de 6.000 toneladas de mercurio entran al medio ambiente cada año, unas 2.000 toneladas de centrales eléctricas y fuegos de carbón en los hogares. Una vez en la atmósfera o absorbido en el agua, el mercurio puede viajar miles de kilómetros y continúa circulando en el medio ambiente durante muchos años. En Suecia, por ejemplo, en alrededor de 50.000 lagos se encuentran licios con niveles de mercurio que exceden los límites internacionales seguros para la salud, y un estudio llevado a cabo en EE.UU. halló que casi 5 millones de mujeres–esto es alrededor de 1 en 12– tienen más mercurio en su sistema de lo que es considerado como seguro.

Los gobiernos han reconocido las amenazas que el mercurio representa para la salud y han emprendido medidas sobre una base voluntaria. A continuación de una evaluación de las mismas, fue acordado en 2009 que era necesario formular un acuerdo mundial vinculante. Encabezada por el PNUMA, la Convención de Minamata será abierta para su firma en octubre de 2013.

(C) G. Walter UNEP Topham

(C) G. Walter UNEP Topham

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés, Árabe