Agua embotellada: Las consecuencias ambientales

T (R) UNEP Topham

No hay duda de que la creciente demanda de agua embotellada –actualmente alrededor de 114.000 millones de metros cúbicos por año– es un problema. El retiro de agua mineral de fuentes naturales puede amenazar los arroyos y las aguas subterráneas. Las botellas mismas están hechas de millones de toneladas de plásticos. Alrededor de 31.000 millones de botellas de 1 litro se consumen anualmente en EE.UU. solamente, cuya producción requiere más de 17 millones de barriles de petróleo. Y la mayoría de las botellas también contienen bisfenol A, una sustancia que causa disfunciones en el sistema endocrino que se ha vinculado con cánceres, diabetes y problemas neurológicos y reproductivos.

La mayoría de estas botellas no se reciclan, pero acaban en vertederos o son arrojados a los océanos, donde pueden llevar 1.000 años hasta descomponerse. Y de todas las botellas de PET enviadas a reciclaje –más o menos un tercio globalmente– muchas son transportadas alrededor del mundopara su procesamiento en plásticos de menor calidad.

Y luego está la energía requerida para transportar agua alrededor del mundo, sin mencionar la necesaria para refrigerarla. ¿Acaso puede ser sostenible transportar agua de Fijí los 9.000 kilómetros a California o 16.500 km a París? Y sin olvidar que también hace falta agua para producir agua embotellada, unos3 litros por cada litro embotellado.

Por otra parte, el agua embotellada también es increíblemente costosa, por lo menos mil veces el costo del agua municipal. ¡Y resulta irónico que, de todas maneras, hasta un 40% del agua embotellada en EE.UU. proviene de grifos municipales de agua corriente!

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés