7 cambios globales – Petróleo sin plomo

© M. Vincent & E. Studlet/Biosphoto/Still Pictures

2: Petróleo sin plomo

A principios de los años 1920, los químicos agregaron plomo al petróleo para ayudar a los motores de vehículos a correr más suavemente. Si bien era una toxina conocida, se consideraba que el riesgo para la salud era mínimo. Décadas más tarde, con el creciente número de vehículos en las carreteras, los peligros se hicieron evidentes. Los motores emiten unas finísimas partículas de plomo que contaminan el suelo y pueden ser inhaladas e ingeridas por la gente. Especialmente los niños son vulnerables al envenenamiento de plomo, ocasionando problemas de salud, por ejemplo un coeficiente de inteligencia (CI) atenuante, daño a los órganos y pérdida de oído. En los años 1970, los EE.UU. comenzaron a restringir el plomo permitido en la gasolina, acabando por prohibirlo del todo en 1996 con la Ley de Aire Limpio. Otros países no tardaron en hacer otro tanto. La proporción de niños con niveles altos de plomo en la sangre bajó de 88% en los años 1970 a 1% en 2006. Sólo unos pocos países todavía están usando gasolina con plomo. Y el PNUMA tiene el objetivo de lograr la erradicación global del petróleo con plomo para 2013.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés