7 cambios globales – La capa de ozono

A veces, tratar de efectuar un cambio medioambiental positivo es como empujar una enorme roca hacia la cima de una enorme montaña. Pero cosas buenas REALMENTE suceden. Aquí presentamos algunos ejemplos que demuestran que, cuando la conciencia, un modo de pensar optimista y la voluntad política se juntan, la salud de la Tierra y nuestro propio bienestar cosechan los frutos del esfuerzo.

© NASA

1: La capa de ozono

En 1985, los científicos de la Investigación Antártica Británica observaron que las concentraciones de ozono en la atmósfera, especialmente cerca del Polo Sur, estaban enrareciendo. Los culpables del fenómeno eran unos compuestos llamados clorofluorocarbonos, o CFCs, usados como refrigerantes y propelentes en aerosoles. Introducidos a la atmósfera, los CFCs descomponen las moléculas de ozono que forman la capa estratosférica que protege la Tierra de los rayos ultravioletas. Sin esta capa, los seres humanos son más vulnerables al cáncer de la piel y las cataratas, la malaria y otras enfermedades infecciosas, y los ciclos de vida de plantas y animales son más vulnerables a la perturbación. En 1987, bajo el liderazgo del PNUMA, las naciones del mundo firmaron el Protocolo de Montreal –el primer acuerdo internacional medioambiental importante– que está eliminando paulatinamente la fabricación de CFCs y otros componentes, reduciendo el uso y la emisión de sustancias que agotan el ozono en un 95%. Actualmente, la capa de ozono está recobrándose, y se calcula que alrededor del año 2070 habrá vuelto a sus niveles preindustriales.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés