2. Actinomicetas

Actinomyces israelii

© Graham Colm en.wikipedia CC

7 maravillas del suelo

Una cucharada de suelo puede contener hasta un millar de millones de bacterias. Muchas veces pensamos en ellas como “gérmenes”, pero estos organismos monocelulares son cruciales para el suelo y para la salud humana. Diferentes tipos tienen diferentes funciones. Un grupo importante es el de los actinomicetas, útiles en toda una multitud de maneras: los descompositores descomponen materias tan duras como la corteza de los árboles y son responsables del aroma de la tierra recién removida. Frankia sp., que fija nitrógeno, trabaja con plantas huéspedes fijadoras de nitrógeno para acumular nitrógeno atmosférico, que las plantas no pueden utilizar en su forma gaseosa. Esta simbiosis permite a las plantas prosperar al mismo tiempo de ir formando un suelo rico en nitrógeno en el cual otras plantas pueden crecer. Y fue una bacteria actinomiceta que nos proveyó la estreptomicina, el primer remedio antibiótico usado para el tratamiento de la tuberculosis jamás descubierto, aislada por el Dr Albert Shatz en 1943. Todavía utilizamos estas bacterias hoy día para producir antibióticos como la eritromicina y la tetraciclina — ¡lo cual prueba que nuestra obsesión por matar los gérmenes con desinfectante tal vez sea algo insensata!

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés, Ruso