¿Salvajes o criados?

Ha habido largas discusiones alrededor del argumento de si la acuicultura es mejor o peor para el medio ambiente. Mientras el pescado cultivado como el salmón o los langostinos quitan algo de la presión sobre las poblaciones de peces salvajes, también despiertan problemas medioambientales como la contaminación, la pérdida de hábitat silvestre como los bosques de mangle, el uso de productos farmacéuticos, la posibilidad que los peces criados escapen y compitan con especias salvajes, la difusión de parásitos y enfermedades, y el uso de pescado salvaje capturado para la nutrición de los peces de acuicultura. De reciente formación, el Concejo de Administración de la Acuicultura (Aquaculture Stewardship Council, ASC), lo mismo que su pariente, el MSC, trabaja con la industria de la acuicultura, estableciendo estándares y normas para la sostenibilidad, y asimismo otorga su sello de aprobación a las piscifactorías que cumplen requerimientos estrictos de sostenibilidad ambiental. Hasta la fecha, el ASC ha finalizado estándares para los abalones, bivalvos, tilapia y el bagre o pez gato pangasius, mientras estándares para la trucha, el salmón y los langostinos y gambas serán completados para fines de 2012, seguidos por los de la seriola y la cobia.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • del.icio.us
  • Blogger
  • Yahoo! Bookmarks
  • Technorati
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google Reader
  • email
  • Digg

This post is also available in: Inglés, Francés